Acta de la reunión del martes 17 de octubre

ASISTEN: Elena, Javi, Tino, Carmen, Silvia.

(Esta reunión retoma los aspectos que quedaron por tratar en la reunión del 2 de octubre a la que sólo asistieron 2 personas, por lo que fue postpuesta)

ORDEN DEL DÍA:

  1. Conclusiones a la encuesta de participación activa.
  2. Asamblearismo (aportaciones de Darío)
  3. Autogestión: Presentación de iniciativas en Almería.
  4. Carta a las asambleas de Almería (por Carmen Zamora Cintas).
  5. Balance de actuaciones 25-26-29S (testimonios) y 13O.

(Priorizamos los puntos 1, 3 y 4 en función de los presentes y la urgencia de algunos temas.)

1. ENCUESTA:

 Elena informa de que en la reunión anterior ya se dio forma final a la encuesta y ya ha quedado cerrada. Se presentará el domingo a la asamblea para comunicar su envío a nuestra base de datos de contactos y actualizar la misma con ayuda de todos.

 2. AUTOGESTIÓN:

Elena informa sobre iniciativas que están surgiendo en la ciudad en torno al concepto de autogestión.

Definimos autogestión (https://n-1.cc/pg/file/read/1465383/algunos-conceptos-sacados-de-la-wikipedia) y entendemos que el concepto que utilizan asociaciones culturales como “La Guajira” o “La oficina” se basa en la aportación de los socios para mantener el funcionamiento de la asociación más que para obtener beneficio económico, con lo cual anda en la línea de la autogestión que pretendemos. La Cooperativa Integral de Cabo de Gata va más allá, ya que entra dentro de los movimientos de transición que pretenden un cambio más profundo (de ahí lo de “Integral”) en el modo de funcionar aparte del sistema capitalista tomando como base, en este caso concreto, el concepto de decrecimiento y articulando proyectos y actuaciones en torno a intercambio de bienes, uso de moneda social y generación de autoempleo e iniciativas de convivencia alternativas en torno a la ruralización y el asamblearismo, entre otros aspectos. Elena aporta el tríptico informativo de la Cooperativa a los asistentes, se ofrece a aportar información a quién lo solicite y explica que ya hay articulado un grupo de transporte desde Almería los jueves para la reunión semanal de comisiones de trabajo y las asambleas generales que se celebran el primer sábado de cada mes para quien tenga intención de conocer o colaborar y tenga problemas para trasladarse.

Reflexionamos sobre la relación entre autogesión e individuo autónomo. Vivimos en una sociedad infantilizada en la que estamos acostumbrados a recibir sin aportar. Vamos al trabajo a esperar que nos digan qué tenemos que hacer, los chavales van a la escuela a esperar que sean los docentes quienes les aporten materiales, esperamos que nuestros dirigentes digan cómo tenemos que hacer las cosas. Para poner en marcha el principio de autogestión colectiva será imprescindible la autogestión individual, en la que nos hagamos responsables y tengamos iniciativas propias, seamos proactivos y nos concienciemos de que no nos tienen que traer la solución a nuestros problemas desde fuera. En grupos de trabajo, por ejemplo, en las asambleas, no ir a escuchar, sino traer reflexiones, aportaciones, trabajo ya hecho. En iniciativas ciudadanas como estas en las que participamos, ayudar no significa resolverle el problema a otro, sino darle los materiales para que aprenda a organizarse por sí mismo. Elena pone el ejemplo de la PAH. Los compañeros José y Diego explicaban cómo andan desbordados con demandas de ciudadanos con problemas de desahucios, es importante la labor que están haciendo, y quizá si esos desahuciados se organizaran entre sí, se pusieran en contacto unos con otros para preguntarse cómo han resuelto, a qué abogados han recurrido, qué posibilidades tienen, aparte del asesoramiento de la PAH, serían un colectivo autónomo con fuerza que se uniría en cada caso de desahucio solidariamente. La idea de crear comunidad en esta sociedad individualista parte no sólo de la solidaridad puntual sino también del apoyo mutuo constante entre los afines.

 Carmen piensa que la iniciativa de la Cooperativa de Cabo de Gata podría iniciar un movimiento de transición en Almería, ya que hay algunas personas que podrían vivir ya de manera íntegra en un entorno ajeno al Sistema, pero hay otras que están “pilladas” por el Sistema porque tienen un trabajo fijo o una hipoteca o hijos en el colegio. Es importante abrir una posibilidad de transición para quienes no puedan dejar su trabajo e integrarse de lleno en las cooperativas, por ejemplo. Tino y Carmen hablan de sus circunstancias personales. Podemos cambiar todos nuestro tipo de vida.

 Hablamos acerca del cambio de actitud individual como germen de la actitud en otros por “contagio”, en aspectos como la solidaridad, el consumo. Sin trasformación individual es difícil avanzar en el cambio. Es importante observarse y cuestionarse a uno mismo, porque tendemos a reproducir actitudes en las que nos ha educado el Sistema, en la toma de decisiones, en las actitudes hacia otros, en el trabajo común en las asambleas, en el “dejarse llevar” por la inercia a la que estamos acostumbrados. También, ser conscientes para no ser paternalistas con otros ni necesitar a otros, ser independientes para apoyarnos como comunidad. Es un esfuerzo constante pero necesario.

 Tino reflexiona acerca de que este tipo de cosas suponen el despertar de conciencias que promueve el espíritu 15M, que quizá es la principal aportación más que una acción continuada y homogénea, crear grupos en la medida de las necesidades y afinidades de cada cual.

Carmen también aporta su punto de vista acerca de la reflexión conceptual sobre el 15M, todos los proyectos y cambios en que ha derivado tanto a nivel personal como colectivo. Hablamos del cambio generacional y la herencia del franquismo. Reflexionamos sobre el consumismo y los hábitos educacionales entre padres e hijos.

Javi destaca el afán de paternalismo y superioridad como un error, creemos a veces que son los demás los que están equivocados: “hago lo correcto, soy superior, tengo razón”. Hay que reflexionar sobre el efecto de esa actitud en la sociedad y revisarse.

Reflexionamos acerca del papel del trabajo asalariado en nuestra sociedad: (Tino) hemos aprendido que hay que trabajar y todos los esfuerzos van dirigidos a tener dinero para comprar cosas y olvidamos lo gratuito que es lo más importante. “El Sistema no sabe diferenciar entre necesidad y lujo”. “La gente admira al que tiene un coche millonario.”

Carmen cree que aún no somos conscientes de cómo estamos inmersos en el Sistema. Que los que vamos siéndolo no somos mayoría (reflexiona acerca del slogan de “Frente Cívico”, surgen posturas y opiniones acerca de liderazgo, Julio Anguita, proyecto de Constituyentes…) “El que tengas una idea no quiere decir que no participes en otras iniciativas.” Acerca de los grupos afines, Carmen cree que, una vez creado el grupo, quiere que funcione, sobre todo en su ciudad: “cualquier grupo crítico, independientemente de que esté más o menos de acuerdo con sus ideas, lo importante es que la gente haga asambleas y hable, sea en la trinchera que sea” Tino aporta a esta idea la necesidad de tener un nexo, no estar divididos, para aunar fuerzas.

Carmen cree que buscar un frente unitario es difícil: “las personas transformadoras o utópicas que buscan transformar las cosas nunca han estado en un solo frente”. Y reflexiona: “la mayoría de la gente que sale a las manifestaciones no quiere lo que yo quiero, quieren que se vuelva a lo que había antes y eso está caducado. No existe esa mayoría aún para lo mismo, ¿en torno a qué?, no puedo buscar la unidad ideológica con la gente porque no quieren lo que quiero yo, no lo veo.” Piensa que, de todos modos, vamos a colapsar como Sistema y como Estado, como civilización incluso: “el Sistema se viene abajo”. Es por eso que tenemos que preparar desde ya una manera de funcionar alternativa. “No sólo la lucha, hay que preparar también la resistencia. El Sistema nos va a excluir a muchos, por eso hay que organizarse.”

(Reflexionamos sobre crisis financiera, energética, alimentaria.)

Tino cree que la autogestión es la salida a todo esto, salir fuera del Sistema: “cuando al gente vea que esto es viable, lo seguirá. Nuestro trabajo es demostrar que es posible.” Carmen pone ejemplo de iniciativas rurales, gente que ya está “transicionando” de manera individual.

Elena aporta una idea de Silvia en la última reunión, para centrar el tema: ¿cuáles son nuestras posibilidades?. Carmen aporta iniciativas de consumo ecológico, como en Abla, la asociación Retama, la misma Cooperativa de Cabo de Gata. Tino habla de intercambio de servicios como autoempleo, pasear perros, cuidar ancianos. Hay que apoyar estas iniciativas y a estas personas y evitar consumir o utilizar servicios capitalistas. Cuantas menos necesidades materiales tengamos y más recurramos al consumo e intercambio cercano, apoyándonos unos en otros, más cerca estaremos de crear comunidad.

(Surge una reflexión paralela acerca de la desobediencia fiscal)

Elena reflexiona acerca del concepto de confianza. Confiar en el productor de lo que consumimos porque está cerca y no busca el lucro. Confiar en la gente que nos rodea porque sabemos cómo funciona y podemos mirarnos a los ojos, pero también ser conscientes de que el clima de desconfianza que reina en las asambleas, por ejemplo, es fruto del Sistema en el que nos movemos, que nos incita a ser competitivos y pensar que el otro siempre va a buscar el interés propio, hay que fomentar el interés común. Es importante revisar nuestro procedimiento asambleario.

  1. CARTA DE CARMEN.

Carmen lee la carta que ha presentado a las asambleas de Almería. Es una iniciativa que pretende trabajar en una verdadera comunidad, se trata de una acción continuada en el tiempo, que en principio se ha pensado para la mañana de los domingos. El texto íntegro (https://n-1.cc/pg/file/read/1465417/carta-de-carmen-zamora-cintas-a-las-asambleas-de-almera) y la reflexión acerca del día y la hora se reproducen a continuación:

La siguiente “Carta” es un esbozo, sólo un pequeño borrador poco trabajado y redactado en apenas 10 minutos, pero se la mandé a una amiga como tal y ella la presento en su asamblea, así que he decidido no tocarla para que todas las personas a las que va dirigida lean lo mismo.

CARTA ABIERTA A TODAS LAS ASAMBLEAS DE ALMERÍA:

Me dirijo a todas vosotras, personas que estáis trabajando y apoyando las diferentes asambleas y grupos de trabajo surgidas en los dos últimos años y, también, a todos los grupos de trabajo críticos que venían haciéndolo tiempo atrás.

Me dirijo a: Acampada, Constituyentes, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Frente Cívico, etc.

Todas estamos preocupadas por que nuestra indignación, nuestra preocupación, nuestra actividad política, no se traslada al resto de la población; no sumamos personas al ritmo que creemos que sería debido dada la situación que padecemos y que va a seguir agravándose. La “masa crítica” no crece cuantitativamente al ritmo que la situación lo requiere.

Me pregunto, os pregunto a todas:

¿Sería posible volver a ocupar el espacio público en nuestra ciudad?, ¿sería posible realizar todas las asambleas en un mismo espacio –la calle- el mismo día a las mismas horas, cada cual trabajando en su “trinchera”?, ¿sería posible dedicar unas horas de nuestro fin de semana a este menester?. Juntas somos más. ¿Sería posible comenzar a establecer una auténtica “comunidad”?

Esta opción nos permitiría a muchas personas acudir con nuestros hijos y optimizar recursos respecto a su custodia en esas horas. (Yo, por ejemplo, me ofrezco voluntaria para este menester ya que voy acompañada por dos niños que son la razón de que mi participación sea tan reducida)

Por otro lado, los fines de semana ofrecen la oportunidad de que puedan desplazarse con mayor facilidad las personas que viven fuera de la ciudad.

Esta propuesta, de aprobarla, no debería sufrir cambios, debería ser una acción continuada en el tiempo. La continuidad en el tiempo es lo que permitirá que la gente pueda unirse en cualquier momento, van a saber donde estamos y a que hora, porque vamos a estar “siempre”.

Hago una propuesta clara, para el debate:

Dedicar las mañanas de los domingos a este menester. Desde las 10:30 horas a las 13 horas asambleas y grupos de trabajo.

A las 13 horas, distensión: dedicamos un tiempo al contacto persona-persona, a charlar en pequeños grupos de manera informal mientras nos vamos situando en grupos para sentarnos a comer, allí mismo, las viandas que habremos llevado, cambiamos impresiones, etc. Hacemos comunidad.

Este horario podría verse afectado en el caso de querer escuchar a algún grupo o personas invitadas que pudieran interesarnos a todas. Así podría comenzar alguno de los días a las 10 horas y terminar nuestras asambleas a las 14 horas.”

En principio esta idea se interpreto como una propuesta de unidad o unificación. Y, si bien, se explico en la asamblea correspondiente, quizás no quedo del todo claro al reflejarse en su acta. Así, yo, hice un comentario aclaratorio al respecto que también traigo aquí:

Bueno mi propuesta, en esta ocasión no iba tanto por el tema de aunar objetivos, que eso se puede hacer respecto a alguna actuaciones concretas e incluso para recabar recursos para traer alguna charla o algo así que interese a todos los colectivos. Mi idea, en esta ocasión, incidía en la necesidad de que todas las personas “activas” en Almería ocuparan la calle juntas. Que se nos viese. Cada cual trabajaría en su asamblea, pero la calle -la rambla por ejemplo, es un buen lugar- estaría ocupada y seriamos más. Llamaríamos la atención de las personas que pasan por allí. “Seriamos más”. Por otro lado deberíamos acelerar esto ahora que aún es posible, no podemos permitir que nos quiten la calle. Nos conoceríamos, haríamos “comunidad”, red, esto va a ser necesario en los tiempos que vienen. Y podríamos acudir con menores, que se vieran las familias. Ese también es un “enganche” para las gentes que aún permanecen en su casa y que no se sienten identificados con ningún movimiento. Y, desde luego, permite que algunas personas podamos estar presentes, aunque participemos poco en los debates, necesitamos estar con “nuestra gente”, eso pone las pilas.”

Esta propuesta que os envió y el texto no está muy bien trabajado, he dedicado poco tiempo a ello, pero creo que quizás eso pueda resultar positivo, así las personas interesadas podrán mejorarla. Tampoco es una propuesta para debatir de inmediato, en caso de querer hacerlo, creo que en caso de suscitar algún interés debería leerse y dejarla reposar antes de comenzar cualquier debate al respecto con el objetivo de tomar una decisión.”

Carmen lee también un texto aclarando el por qué del día y la hora elegidos:

¿Por qué los domingos? ¿por qué por la mañana?

Porque es el único día que la mayoría de la población no trabaja. Todas las comunidades, o personas que pretendían hacer comunidad, eligieron ese día no por casualidad: los católicos con sus misas –que no tienen un pelo de tontos-, los españoles emigrantes en Alemania, los españoles exiliados en Francia, la comunidades inglesas que tenemos en muchos de nuestros pueblos, la comunidad senegalesa en Almería, etc…

El resto de días, las personas que acuden a las asambleas, son jóvenes sin obligaciones familiares, u hombres, que en su gran mayoría – no todos, algunos llegan a acuerdos- dejan sus hijos y su hogar custodiado por su compañera. Los hombres y las mujeres con prole a su cuidado, ocupan sus días, además de en el “trabajo”, con suerte, en el cuidado de ésta y en el mantenimiento cotidiano del hogar, incluso los sábados están dedicados a las compras y la limpieza, a la intendencia.

Por otra parte, para l@s que sigan pensando en su ocio individual, decirles, que más pronto que tarde se encontrarán con que tendrán que cambiar sus hábitos al respecto. A l@s que con suerte trabajamos nos va a quedar poca pasta para dedicarla al ocio, y, por otra parte, si conseguimos obtener un excedente dinerario después de afrontar los gastos imprescindibles para llevar una vida digna, much@s tendremos que plantearnos –nos planteamos ya-, desde la solidaridad, echar una mano a aquellos que a nuestro alrededor, esta vez bien cercano, se vean “excluid@s”, o apoyar económicamente acciones de compañer@s que nos representan y defienden nuestros intereses –ejemplo: la marcha del SAT-. Decir también, al respecto, que, también, en algún momento relativamente cercano, nos vamos a pensar muy mucho lo de coger un coche o un avión para viajar un fin de semana –pico del petróleo, escasez energética-; el ocio, se relocalizará, como lo harán tantas otras actividades –y, ojalá, la cosa quedará sólo en eso, mucho me temo que no-.

Todo esto respecto a nosotr@s, luego están l@s que nos miran. Es@s pasan deprisa por nuestro lado, sin mirarnos -todo el día corriendo-, a trabajar, a comprar, a llegar a casa, a recoger al niño de su clase de flauta, etc. Sólo el domingo se pasea.

Claro que a mí me puede venir mal un domingo, y a ti, y a ella, pero estoy pensando en una gran mayoría.

¿Por qué por la mañana?

Porque por la tarde las familias vuelven a casa a “prepararse” para la nueva semana que comienza y los menores, de nuevo, tienen que reposar un poco para volver a recuperar el ritmo diario (la cena y el acostarse vuelven a hacerse a una hora temprana). Y también por la luz, claro, por las horas de luz solar.

Luego, se pueden establecer, grupos de trabajo, de las diferentes asambleas, o incluso interasamblearios, de personas que puedan dedicar unas horas de sus tardes, durante algún día de la semana, para trabajar temas concretos. Esto seguirá siendo necesario, esta propuesta, no resta, sólo pretende sumar cuantitativa y cualitativamente.

Entrar a discutir el día, que no digo que no se haga, yo no soy nadie, nos llevaría a lo que ya tenemos: los grupos se reúnen, ya, en esos otros días, que han decidido los que ya están, los que a ellos pertenecen, en los que una gran mayoría no pueden estar y en los que no vamos a sumar a esos otros paseantes que ni saben que existimos”.

Carmen comunica que esta carta ya se ha planteado en la asamblea de Frente Cívico y en Constituyentes se hará en la próxima reunión. Propone también que se le haga llegar a la Cooperativa Integral de Cabo de Gata la idea de trasladar a estos encuentros semanales, si no alguna actividad de la cooperativa, sí al menos un grupo de reflexión sobre decrecimiento. Le interesa mucho que se haga un grupo de decrecimiento en Almería.

Hablamos sobre la propuesta de Carmen y nos parece a todos muy positiva. Hará venir a gente, lo hará más cercano, la gente comparte con sus familias, a los que no pertenecen a movimientos sociales les hace ver que el trabajar en la calle y formar comunidad no es cosa de radicales, que la imagen de “miedo al otro” que dan los medios de comunicación no es real.

Tino reflexiona acerca de que la pena es no tener un sitio nuestro (un cortijo cercano, por ejemplo), a lo que el resto contestamos que precisamente la fuerza de esta iniciativa es ocupar la calle, recuperar la calle, que es nuestra, como escenario de vida. Tomar la calle de nuevo.

Elena aporta que esto hará que el trabajo que no se ve sea visible por todos. Carmen añade: y estaremos juntos y la gente verá que puede unirse, y la gente que no puede asistir a asambleas y reuniones normalmente por tener responsabilidades familiares lo tendrá más fácil así: “sentirse solo es muy duro. Quiero estar con mi gente”.

Reflexionamos acerca de que no hay ningún lugar para los niños en la ciudad. Silvia: “Tomar la calle me parece importante. Creo que en este país no se está utilizando la calle. Con mis hijos no sé dónde ir, todo es “prohibido jugar, prohibido traer al perro, etc.” Estar en la calle es demostrar que la calle se vive, que no es un lugar peligroso.” “El gobierno tiende a decir que la gente que sale a la calle somos mala gente, es importante que la gente nos vea, más allá del discurso único de los medios de comunicación, que en la calle está la gente normal, vecinos, familias. Esto está diseñado desde hace años, quieren convencernos de que no somos protagonistas de nuestros cambios, de que el cambio está siempre en otro lugar.” Tino aporta que “ver a gente, intercambiar opiniones, pensar, es básico, estar en la calle.” Reflexionamos acerca de la importancia de llevar a los hijos a las manifestaciones. En los medios nos lo venden como peligroso y mucha gente quiere proteger a sus hijos de ese posible peligro. Es importante que esa idea cambie. No nos quieren en la calle.

Reflexionamos sobre la importancia de cread redes y conectarnos (Silvia cuenta su experiencia en la comunidad de vecinos, Elena con sus alumnos en el trabajo: la gente tiende a querer comunicarse cuando te acercas a ellos, normalmente vamos mirando de manera individual y no nos acercamos al otro como persona, es un error de este sistema que debemos corregir.)

Silvia, que es psicóloga, propone organizar una charla para hablar sobre el efecto de la crisis en las personas. Reflexionamos acerca de cómo el ser humano tiende a sacar enseñanza de toda crisis, todos coincidimos en que nos ha cambiado la vida el activismo social, así como la crisis en circunstancias personales (paro, hipoteca, hijos). Hablamos del miedo al futuro ante la falta de recursos o la incertidumbre en cuanto a la evolución del sistema, también de los miedos que nos inculca el Sistema para que no actuemos y cómo (explica Elena) si vas perdiendo el miedo a perder lo material vas siendo cada vez más valiente y capaz de exigir que se respete tu dignidad. En este aspecto, las iniciativas de autogestión son importantes, porque garantizan que sepas conseguir tu propio alimento y vestido, “con eso ya no tengo miedo a perder el trabajo o la casa”. Silvia explica que para eso es importante apoyarse en otra gente, crear comunidad.

Discutimos acerca del lugar, barajando opciones como el paseo marítimo o la rambla. La idea de Carmen es ir cambiando el lugar, algo así como “de la Molineta a la playa”. También hablamos acerca de la periodicidad, si podría ser todos los domingos o uno al mes, por ejemplo. Para la gente que tiene que irse fuera los fines de semana podría ser una cita concreta, pero también es cierto que se puede ir cuando se pueda y ya está, y si se elige una sola fecha igual no va a poder ir todo el mundo. Se plantearán estas opciones para que la asamblea de su punto de vista.

Se levanta la sesión cuando son las 21.50 horas de la noche. Nos vamos satisfechos y entusiasmados a casa porque hemos compartido muchos puntos de vista sobre cosas interesantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s